Phoenix Canariensis

Phoenix Canariensis

Palmera de gran tamaño (10-30 m. de altura), con tronco (estípite) grueso y muy coriáceo, sus hojas (palmas) en densos penachos palmeados, pueden medir entre 2 y 3 m. de largo. Las flores se disponen en densos racimos anaranjados. Frutos más pequeños que los dátiles y no comestibles. Habita las zonas bajas de las Islas Canarias, típicamente entre 10 y 500 m. sobre el nivel del mar, siendo parte de la vegetación.

Con las raíces aprovecha bolsas de agua subterráneas, sobrevive a cortos periodos de encharcamiento, fija tenazmente el sustrato y puede anclarse en los más inestables fondos de barranco. Es una especie muy longeva, tanto que los ejemplares más altos llegan a superar los dos y quizás tres siglos de edad. No soporta muy bien el frío en ejemplares jóvenes, sufre por debajo de los -2º. Los ejemplares adultos pueden soportar algo mejor temperaturas frías, pero se debe cerrar su corona para protegerlas en invierno.

Resistencia al frío: -2 a -5º.

DISPONIBILIDAD

Maceta: De marzo a junio.

CIRC. TRONCOALTURA TRONCO
-200/300
-300/400